Mascaras africanas en decoración del comedor

Ligera y dócil de trabajar, es además práctica para los objetos de culto que deben ser transportados y, a veces, se acompaña de otros materiales. Pero también el árbol tiene un prestigio tradicional en África. Sin embargo, no todo son ventajas, ya que su fragilidad ante la humedad y lo apetitosa que les resulta a las termitas esta madera han hecho desaparecer las obras del pasado, por lo que en la actualidad es muy raro encontrar piezas con más de cien años realizadas con este material. Cada tribu y cada etnia tiene un arte que le es propio. La gran diversidad del arte africano es el resultado de la turbulenta historia del continente y de las influencias de las migraciones que desde tiempo inmemorial recorrieron sin cesar sus tierras, siguiendo la rutas de las antiguas caravanas.

Probablemente, por este devenir histórico, los centros de producción artística son más numerosos en el oeste y en la cuenca del río Congo. La zona donde más se desarrolló la escultura abstracta geometrizante es el Sudán occidental. Los dogones han conservado intactas sus tradiciones y sus obras son de una majestuosa austeridad. Los bambaras tienen una amplia producción de mascaras africanas, pero son particularmente célebres las que representan grandes antílopes audazmente estilizados.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>