Máscaras y estatuas del arte africano

El arte africano es sumamente espiritual. Su razón de ser no es estética, sino religiosa y su belleza busca el favor de los dioses. Las máscaras y esculturas son verdaderamente médiums de un poder sobrenatural. No intenta el artista del África negra reproducir la realidad; por el contrario, quiere interpretarla y hacerlo de una forma absolutamente personal, esquemática, intelectualizada, tan irreal como sea posible. No obstante, el arte negro se manifiesta de formas muy variadas y va desde la más absoluta abstracción geométrica al realismo más expresivo.

El artista tenía algo de sacerdote, pues su labor debía ser fervorosa para tener buenos resultados. Era un poco eremita: ayuno y abstinencia sexual le preparaban para su misión. Para esculpir se retiraba a la soledad y su trabajo lo acompañaba siempre de sacrificios y cantos. La madera es la materia preferida, aunque también hay esculturas en piedra.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>