Escritorio antiguo para el descanso

Para añadir mayor calidez, el techo con forma de bóveda, se ha revestido con cañizo y sobre el suelo se ha colocado una confortable estera de coco. Una de las estancias se ha habilitado como despacho. Su decoración combina variopintos elementos, adquiridos en distintos lugares. El máximo protagonismo lo adquiere un escritorio antiguo, sobre el que reposan diversas piezas adquiridas en distintos mercadillos ambulantes: una estatua de un santo, un globo terráqueo, una lámpara de lectura, etc. En un rincón de la habitación, cerca de la puerta se ha ubicado un banco de madera, de estilo colonial, vestido con una manta de viaje de lana y un par de cojines.

You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>