Café Tortoni sinónimo de Buenos Aires

Con 140 años de historia, este lugar está envuelto por una magia muy especial. Recorrerlo y descubrir cada rincón es una agradable tarea porque, además de su fantástica historia, hay que sumar los maravillosos detalles de su arquitectura y decoración. El café más antiguo del país cuenta con antiguas mesas de roble con mármol verde, divertidas lámparas que combinan la luz de tubo con bronce, y vitreaux originales que tienen más de 90 años. La fachada que da a la Avenida de Mayo fue refaccionada, en 1888, por el arquitecto Alejandro Chistophersen y muestra un estilo muy cercano a la opulencia porteña de aquella época. Remarcando las aberturas, elevó la jerarquía de esta fachada, que se convirtió en la entrada principal. Pero no se puede hablar del Tortoni sin mencionar a quienes hicieron de éste un lugar histórico. Por allí pasaron Marcelo T. de Alvear, Federico García Lorca, Jorge Luis Borges, Alfonsina Storni y Julián Centeya, entre otros. Como yapa, todas las paredes están abarrotadas de recuerdos que invitan a detenerse en cada uno sin excepción.

Categoría: Fachadas  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>