El origen de la Ikebana

Su fundamento es captar la belleza de la naturaleza. Su esencia es la simplicidad. Basta unir estos dos conceptos para crear un Ikebana, el antiguo arte japonés de los delicados arreglos florales.
Su origen data del siglo XVI, del ritual de ofrenda a los dioses. En aquella época, además de colocar incienso, frutas y arroz a los pies de la estatua de Buda, los monjes comenzaron a decorar su altar con pequeños arreglos florales. A pesar de la popularización del arte, hasta hoy, entre los orientales, su concepto continúa inalterado: el perfeccionamiento espiritual del ser humano y la conquista de la paz interior a través de la veneración de la naturaleza.
Hoy en Japón, existen más de cuatro mil estilos de Ikebana, pero como dice la maestra en el arte Fumi Naiki, con más de 50 años de práctica, “El Ikebana es la naturaleza. Por lo tanto no tiene y nunca tendrá fin. Siempre será una nueva creación”.

Categoría: Accesorios Casa  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>