¿Como debe ser la tierra de la jardinera?

Si nos encontramos que nuestros recipientes están vacíos, debemos proceder a llenarlos con un mantillo de comercio (lo encontraremos en cualquier jardinería), que podemos añadir un poco de turba y de estiércol en polvo (también de fácil adquisición).
Si por el contrario las jardineras ya están dispuestas con el mencionado mantillo, a pesar de que haya sido utilizado con anterioridad, no será necesario cambiarlo completamente, bastará con regenerarlo y para esto nada más fácil que aportarle una serie de sustancias que pueden haber desaparecido aspiradas por las raices de las plantas anteriores.

Para aportar estas sustancias se procede de la manera más sencilla, como es la de verter en la superficie los abonos y el estiércol, o bien proceder a mezclarlos con el mantillo.
Una cosa de vital importancia es la de asegurarse que nuestra jardinera esta provista de un orificio de drenaje, por el cual pueda salir el agua al exterior y no quedar en el fondo, ya que la acumulación excesiva del agua podría perjudicar a las plantas al tener exceso de humedad y llegar a pudrirse las raices.

Categoría: Jardinería  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>