El riego adecuado

Una vez hayamos procedido a ia plantación deberemos procurar que el primer riego que efectuemos sea lo más abundante posible en un principio; más tarde procuraremos que el riego goce de una adecuada dosificación. Hemos de tener en cuenta que las plantas de los tiestos sufren con mayor facilidad la falta de agua.

Durante el verano debemos regar una vez al día, pero haciéndolo al atardecer, ya que en caso contrario corremos el riesgo no sólo de quemar las flores, sino de llegar a hacerlo con la misma planta. Durante toda la época calurosa debemos de echar sobre las plantas un poco de agua en forma de fina lluvia, esto es fácil de conseguir con un pulverizador (lo encontraremos en cualquier casa de jardinería).

Categoría: Jardinería  Tags:
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>