Archivo para la Categoría » Jardinería «

Iluminación ideal para jardín

A partir de él, el borde toma forma irregular. En un ángulo, un sector de sombra: las clásicas sombrillas fueron reemplazadas por una pérgola. La iluminación ha sido dispuesta en la parte baja de la baranda de caño pintado de blanco. Vuelo y aterrizaje en otro continente.

Solarium en el jardin

Madera y cemento convergen en el solarium que por sus características, y sobre todo por su escalinata, tiene una espectacularidad casi escenográfica. Tablones de madera lavada se prolongan en el puente que separa la parte menos profunda de la piscina y puede cumplir también función de trampolín.

Visual hacia Jardín Japonés

El hecho de que una de las paredes fuera medianera permitió abrir una ventana cor magnífica visual al Jardín Japonés y toda la luz de la orientación norte.

La seguridad en nuestras jardineras

Nos encontramos ante un punto que es de vital importancia, a pesar de ser una cosa que para nada afecta directamente a nuestras plantas. En efecto, la Ley prohibe colocar jardineras suspendidas sobre el vacío, a pesar de que se les pueda poner una plataforma. Por otro lado, es preciso vigilar el peso que coloquemos no sea que lleguemos a sobrecargar demasiado nuestra terraza o balcón.

Una cosa que recomendamos es realizar una consulta a un arquitecto o aparejador y escuchar su consejo, ya que nos será de suma utilidad: seguro que será el mejor medio de evitar accidentes que, por otra parte, son más corrientes de lo que creemos.

Mantenga el abono

El abono es de suma utilidad para la nutrición de nuestras plantas, una manera fácil de proceder al abonado de nuestros tiestos o jardineras es el de aprovechar algunos de los riegos que efectuemos. Para ello bastará con disolver en el agua de riego cualquiera de los abonos completos que, en forma liquida, existen en nuestro mercado.

Una cosa que es de suma importancia es la de no proceder a verter el abono directamente sobre la tierra de nuestras jardineras y menos sobre la tierra seca, pues con ello perjudicaríamos de manera , total . a nuestras plantas que, incluso, se podrían quemar sus raíces, llegando con ello la muerte segura para nuestras plantas.

La importancia del sol para las plantas

Verdaderamente no se le da la importancia necesaria a una cosa tan vital para nuestras plantas como es el sol; algunas veces se llega al extremo de que nuestras plantas no reciben la luz solar, y resulta que la mayoría de las plantas no pueden vivir sin ella.
Afortunadamente existen gran variedad de plantas que pueden vivir perfectamente en la sombra (Begonia, Impaciencia, Campánula, Estrella de Belén, Fucsia, Coleus, etcétera).

Igualmente, para el sol nos encontramos con una extensa gama de plantas en donde escoger (Messem, Geranios, Crisantemos, Balsamita, Gazania, etcétera).
Para evitar dudas diremos que será suficiente con citar las plantas clásicas para los balcones, como pueden ser: Geranios, Claveles, Petunias, Cineraria, Salvia, etcétera. Con dichas plantas seguro que usted no tendrá ningún tipo de problemas en su balcón o terraza, pues la fama de la que goza en la actualidad la tienen más que justificada.

El riego adecuado

Una vez hayamos procedido a ia plantación deberemos procurar que el primer riego que efectuemos sea lo más abundante posible en un principio; más tarde procuraremos que el riego goce de una adecuada dosificación. Hemos de tener en cuenta que las plantas de los tiestos sufren con mayor facilidad la falta de agua.

Durante el verano debemos regar una vez al día, pero haciéndolo al atardecer, ya que en caso contrario corremos el riesgo no sólo de quemar las flores, sino de llegar a hacerlo con la misma planta. Durante toda la época calurosa debemos de echar sobre las plantas un poco de agua en forma de fina lluvia, esto es fácil de conseguir con un pulverizador (lo encontraremos en cualquier casa de jardinería).

Elección de las plantas

El primer problema que nos planteamos es el de escoger las plantas y el de acertar en la elección.
Es preferible optar por plantas muy densas y a la vez lozanas, con plenitud de vigor y, a ser posible, que vayan en cubetas.
Sería preferible el adquirir las plantas en cubetas de turba comprimida, que se disgregaría poco a poco en el compuesto preparado para los recipientes definitivos.

¿Como debe ser la tierra de la jardinera?

Si nos encontramos que nuestros recipientes están vacíos, debemos proceder a llenarlos con un mantillo de comercio (lo encontraremos en cualquier jardinería), que podemos añadir un poco de turba y de estiércol en polvo (también de fácil adquisición).
Si por el contrario las jardineras ya están dispuestas con el mencionado mantillo, a pesar de que haya sido utilizado con anterioridad, no será necesario cambiarlo completamente, bastará con regenerarlo y para esto nada más fácil que aportarle una serie de sustancias que pueden haber desaparecido aspiradas por las raices de las plantas anteriores.

Para aportar estas sustancias se procede de la manera más sencilla, como es la de verter en la superficie los abonos y el estiércol, o bien proceder a mezclarlos con el mantillo.
Una cosa de vital importancia es la de asegurarse que nuestra jardinera esta provista de un orificio de drenaje, por el cual pueda salir el agua al exterior y no quedar en el fondo, ya que la acumulación excesiva del agua podría perjudicar a las plantas al tener exceso de humedad y llegar a pudrirse las raices.

Deck en madera para confort en verano

Con mi hija somos muy compinches: es más, hasta hace unos meses trabajábamos juntas. Ahora, solemos encontrarnos como a las siete de la tarde, y comemos, en verano, en el deck en madera y, en invierno, en el living, donde también nos gusta mirar películas. Lo cierto es que nos llevamos muy bien.