Archivo para la Categoría » Terrazas «

Consejos para decorar una terraza con plantas

Maceteros.
Combina varios para que se adapten al espacio y coloca dentro de ellos plantas diferentes, como la azalea, las coniferas enanas o el culantrillo, cada una en su macetas, ya que requieren cuidados específicos.
► Plantas acuáticas: Prueba con nenúfares, alismas, junquillos de noche y gladiolos de pantano ya cultivados, listos para ser plantados en el agua. También hay plantas flotantes que no necesitan tierra, como el aloe acuático y los jacintos de agua
► Plantas colgantes: Las más adecuadas son las que crecen a lo ancho y hacia abajo, con tallos
y pedúnculos largos; por ejemplo, variedades colgantes de fucsias, lobelias, begonias y geranios.
Jardineras.
Con ellas creas líneas de vegetación continua y ganas sensación de orden. Para que sean decorativas, coloca delante alguna planta de tallos colgantes; en la línea media especies de abundante floración y altura similar; y detrás, plantas altas sin que formen una alineación.

Terraza con vistas a la playa

El apartamento tiene una pequeña terraza con vistas a la playa. Se decoró con muebles de forja, que apenas ocupan sitio: una mesa redonda y dos sillas plegables.

Balcón-terraza con mesa y sillones

Una sólida balaustrada, una mesa de mármol y un juego de sillones con armazones de caño que imitan madera torneada, se resguardan del sol bajo dos enormes sombrillas de lona blanca que unen sus extremos formando un toldo. En versión más simple, la solidez del metal limpio en un juego de asientos que repite el enrejado del balcón-terraza. Dos estilos para soñar el verano que pueden adaptarse fácilmente con pocos elementos.

Terrazas de Capri

En el Golfo de Napóles, la isla de las cabras parece un hermoso animal desafiando el Vesubio. En su geografía escarpada perduran antiguas mansiones como ésta, de inspiración neoclásica en versión romántica. Aunque no necesariamente asomen al Mediterráneo, sus terrazas son dignas de imitarse.

Terraza privada en cuarto amplio

En la planta alta se encuentran todos los dormitorios. El espacio es protagonista en el cuarto principal. Como en un country, los chicos entran y salen, y la casa está siempre tomada, hicimos un cuarto bien amplio, con su terraza privada, para que los dueños de casa tengan un lugar propio.

Consejos para mantener su balcón florido

Todas las personas desearían tener un verdadero jardín en su propia casa, y la verdad es que no es tan difícil como a primera vista parece; simplemente bastará con un poco de buen gusto y con tener unos esenciales y primarlos cuidados con las plantas que hayamos elegido.
Les diremos que por pequeño que sea nuestro balcón siempre estaremos en condiciones de poseer un maravilloso jardín rutilante de flores durante parte del año.

Para ello, no obstante, no es suficiente con adquirir unas plantas hermosas a simple’vista; para que pueda enseñar a sus amistades su precioso jardín en miniatura y se pueda sentir orgullosa de sus flores les vamos a dar una serie de consejos que no dudamos les serán de suma utilidad para gozar en su propia casa de ese edén soñado.

Maceteros grandes para terraza

La terraza se prolonga a lo largo del dormitorio principal. Como única decoración, se colocaron maceteros grandes de cemento, con plantas de quinotos.

Barandilla transparente

Barandilla: el parapeto que protege el ventanal está compuesto por una barra de apoyo y una fina estructura de vidrio, lo que la hace apenas perceptible y ayuda a que, sin dejar de cumplir su tunción, se integre a la perfección en el diseño planteado.

Terraza para comunicar y contemplar la visual del hogar

Esta estancia, que disfruta de gran cantidad de luz solar durante el día, comunica a una terraza de 30 m desde la que se pueden contemplar unas magníficas vistas de toda la ciudad. La cocina conserva la cálida esencia del estilo rústico. La zona de office se ha amueblado con una mesa con sobre de madera y con las patas metálicas ligeramente arqueadas, y unas cómodas sillas elaboradas en médula.

Una vieja alacena alberga la vajilla y la cristalería. Sobre ella: unas flores secas y una balanza antigua. Las paredes se han revestido hasta media altura con un arrimadero de madera que posteriormente se ha pintado de color blanco. La otra mitad se ha forrado con un papel estampado en color crudo y rojo a juego con las cortinas de cuadros. Para acentuar la calidez, sobre el suelo de madera se ha colocado una alfombra de lana ribeteada con una tela color teja. Una barra americana separa el office de la zona de trabajo.